eros/thanatos

 

El diálogo de Eros y Tánatos de la escultura de Marta López Orosa (1988) ofrece el encuentro de unas estructuras elementales con la sensibilidad visual y la delicadeza cromática. Diseños plásticos que ponen en evidencia la interrelación entre los elementos y provocan el sentimiento de la materia de una manera atractiva y eficaz. Una tensión entre medios sólidos y blandos, compactos, transparentes y velados, que se superponen y generan la idea de un movimiento. La obra se sitúa entre la serena pulsión sensual del amor y la drástica fragilidad de la existencia. Una oposición entre la calidez y el instante de la separación 

[Xabier Sáenz de Gorbea, Ertibil 2010 – Sala Rekalde (itinerante), Bilbao, 2010 ⇒ Catálogo]

 

Técnica mixta, 2 piezas 600x600x100 mm aprox. c/u (medidas variables)

 

(…) de las manos de los artistas seleccionados más jóvenes, Marta López y Oier Iruretagoiena, encontramos esculturas que interiorizan diferentes materialidades y carácter cromático. El trabajo de López genera una gran contradicción; sirviéndose de materiales ensamblados, simples y sin tratar, se generan las dos piezas de gran elegancia. Gracias a la sutileza del color se convierten en frágiles y toman forma de eludir al juego de las proporciones: aparentan ser menores de lo que son, más accesibles. Aún habiendo similitudes,  estas piezas, se alejan de las esculturas del año anterior (…)

[Haizea Barcenilla – Hoberenaren paradoxa, Ertibil 2010, Berria 10/07/2010  ⇒ Artículo completo)