belauniko I

 

la extraña relación de una falda almidonada con un sonido apretado. altas horas. un entorno hostil que se torna confortable. chasquido de dedos, hielo derretido, cristales desperdigados, terciopelo. tu olor. tu olor que se pierde. amarillo. levantar lo inenarrable, aplastando el sutil temblor del suelo mientras bailo. suenan canciones conocidas y todos parecen moverse lentamente, aunque en realidad soy yo, soy yo que me oculto en un lugar secreto entre las luces y un tiempo que no llega. un azul intenso. un rojo encendido. una capa. otra capa. un contorno. el fondo del bolso, que se muestra de un color incierto. oscuro. una capa más. y el ritmo sube, pero tu te quedas quieta y ellos miran. miran fijamente, miran todas sus capas. y descubren tu rincón secreto, descubren tus rodillas. verde. y en ese preciso instante, al son de la música conocida, la falda se repliega y se muestran fugaces los pedazos, que se vuelven a ocultar moviéndose lentamente. tarima. tarima. tarima. otra vez el sonido apretado, que retumba, que se retuerce. y así, de nuevo, otra capa, y otra más.

 

     

Serie de 6 piezas, técnica mixta sobre impresión digital en papel, 297×420 mm c/u,  instalación variable

 

Exposición DIN A33, Galería Louis 21, Palma de Mallorca, 2013

 

 

 

belauniko II

2 piezas, técnica mixta, 297×420 mm c/u aprox., instalación variable